¡Hoy, descubre en mi blog los 8 consejos de Jasmine Choi para memorizar más fácilmente una pieza musical! Pero antes de dártelos a conocer, déjame presentarte a Jasmine.

Acerca de Jasmine

Jasmine Choi, también llamada «la diosa de la flauta», es una flautista estrella. De nacionalidad surcoreana, empezó a tocar flauta después de 9 años tocando el violín. En el año 2000, se trasladó a los Estados Unidos para estudiar en el Instituto Curtis de Música y en la Juilliard School con profesores de renombre como Julius Baker y Jeffrey Khaner.

Grabó varios CDs de solista, participó en numerosos festivales de música y actuó como solista en todo el mundo con un gran número de orquestas y conjuntos musicales de renombre internacional.

Para saber más sobre su carrera, puedes visitar a continuación su sitio web y sus redes sociales.

©Jasmine Choi

Origen de este artículo de blog

The Magic of Memorizing

Como flautista y admiradora de Jasmine, vi recientemente su vídeo de YouTube «La magia del aprendizaje de memoria», e inmediatamente pensé que ese contenido tan interesante debería estar disponible en la forma de comunicación favorita de los lectores apasionados, es decir, por escrito. Así, decidí preguntarle directamente a Jasmine si podía transcribir sus valiosos consejos en un artículo de blog, ¡y ella aceptó!

Aquí están los 8 consejos de Jasmine Choi para aprender más fácilmente de memoria una pieza musical:

8 consejos de Jasmine Choi para aprender más fácilmente de memoria una pieza musical

Consejo n.º1 – Aprender primero las notas

«Quieres evitar aprender y retener las malas notas. La música siempre gana. Aprende cada nota y cada matiz.

Debes conocer la pieza y las digitaciones perfectamente. Así, cuando empieces a aprender de memoria, ya dominarás la pieza.»

Consejo n.º2 – Conocer la estructura

«Cuando aprendo una pieza de memoria, siempre veo la música como un mapa. No uno de esos viejos mapas de papel, sino un mapa de Google Maps en 3D. Por ejemplo, en Google Earth, cuando escribes el nombre de una ciudad, la aplicación hace un zoom sobre la ubicación, y luego puedes ampliar y alejar la imagen como quieras. Necesitas ver la pieza como un todo y ser capaz de ampliar la imagen con la mayor precisión. Tu nivel de precisión debería ser mejor que el de las aplicaciones Google Earth y Google Maps, y permitirte observar una pequeña hormiga caminando. Es este nivel de detalle al que debes aspirar.

Necesitas conocer la pieza verticalmente y horizontalmente. Si se trata de una sonata para flauta y piano, debes conocer verticalmente la parte de piano, y si es una pieza de música de cámara, debes conocer las diferentes partes en ambas direcciones, tanto verticalmente como horizontalmente. Es probablemente más sencillo para nosotros, los flautistas, porque la flauta es un instrumento melódico. Solo tenemos que mirar una línea y estamos acostumbrados a aprender melodías de memoria. Una vez que tienes este tipo de carta en mente, tocar de memoria es mucho más sencillo, y tienes más confianza.

Esta técnica me ayudó mucho, especialmente en el jazz. De hecho, la estructura de las piezas de jazz es diferente a la de las piezas clásicas.

En el jazz, la estructura consiste en un tema y un número de compases que se repiten: el solo, los solos de los otros instrumentos, algunas partes de los cuales se repiten dos veces. Por ejemplo, cuando el tema consta de 16 compases, esta estructura se repite o se aumenta a 32 compases, y así sucesivamente.

En la música clásica, es un poco diferente. Necesitas conocer la exposición y el desarrollo. Y es en la reexposición, que es ligeramente diferente de la exposición, que tendrás que prestar una atención especial.»

Consejo n.º3 – Cantar en tu cabeza

«Creo que esta técnica es bastante natural para nosotros, los flautistas, porque tocamos una nota a la vez (bueno, la mayoría de las veces, excepto cuando tocamos sonidos polifónicos). Cuando amas una canción, la sigues cantando en tu cabeza, y en algún momento te la sabes de memoria. Ya sea para las piezas clásicas o para flauta, si puedes cantar en tu cabeza, también puedes cantar «en» tu flauta. Toca simplemente la obra con mucho gusto. Canta en tu cabeza. Y cuando te encuentres con un fragmento difícil, cuando ya no puedas cantar la frase siguiente, puedes mirar y reexaminar la partitura, y así comprobar tus conocimientos. Y si ocurre de nuevo, mira la partitura otra vez. De esa manera, sabrás exactamente dónde estás atascado/a.

Cuando era estudiante, me sentía desbordada de trabajo porque tenía que tocar cuatro estudios más una pieza entera por semana. Era mucho. Recuerdo haberme quejado de ello a mi profesor. «¿Cómo lo hago? No tengo tiempo.» Ahora estoy segura de que sí, tenía tiempo. Pero me estaba quejando, y mi profesor, Jeffrey Khaner, me contestó eso: «Siempre tienes que dedicar tu tiempo a tocar los estudios, y para las piezas de repertorio, es en tu cabeza.«

Creo que fue entonces cuando traté de cantar en mi cabeza por primera vez.»

Consejo n.º4 – Utilizar tu memoria fotográfica

«En mi opinión, cada persona está dotada, hasta cierto punto, de una memoria fotográfica. Es como recordar las caras de la gente, todas son diferentes.

Pero por supuesto, algunas personas tienen una verdadera memoria fotográfica, como Lorin Maazel, ex director musical de la Orquesta Filarmónica de Nueva York. Todo lo que tenía que hacer era mirar una partitura una vez para recordarla. Sin embargo, no estoy hablando aquí de este don extraordinario. Yo no lo tengo.

Incluso si implementas varias técnicas de protección, como aprender primero las notas, conocer la estructura y cantar en tu cabeza, también necesitas un plan de emergencia. Si los planes 1, 2 o 3 no funcionan y se van a pique durante el concierto, tu plan de rescate es usar tu memoria fotográfica. De esta manera puedes saber en qué parte de la partitura estás. Esta técnica me ha salvado muchas veces. De hecho, me permite navegar por las diferentes páginas de la partitura mientras toco. No digo que esta técnica funcione siempre, solo digo que, desde mi experiencia personal, vale la pena intentarlo, ¡y luego tú decides!»

Consejo n.º5 – Repasar la pieza

«Hablemos del hecho de cantar en tu cabeza. Ahora deberías ser capaz de tocar la pieza hasta el final y saber hasta dónde la conoces de memoria. A veces funciona y a veces no. Tendrás que repetir poco o mucho, no hay ninguna regla.

En este punto, ya deberías saber tus notas. Deja de intentar aprender cada nota. Apréndelas antes. Aprende las notas primero. Cuando estés aprendiendo las notas, no repases la pieza. Si lo haces de vez en cuando, está bien, porque te da una imagen completa de la pieza, pero si solo aprendes la pieza repasándola una y otra vez, sé por experiencia que no sirve para nada.

Es lo mismo cuando cantas en tu cabeza. Si no te acuerdas de la frase siguiente, puedes mirar la partitura y estudiarla de nuevo. Así puedes combinar los consejos 1, 2, 3 y 4.»

Consejo n.º6 – Enamorarse de la pieza

«Cuando tocas una pieza musical, debes amarla incondicionalmente.

A veces tocas una canción que te llega al corazón. «Resuena» contigo. Entonces será muy fácil para ti sumergirte en ella, aprenderla e interpretarla.

Por otro lado, para otras piezas, te dirás a ti mismo…»¿Por qué? ¿Por qué es tan difícil? Un momento, no entiendo esta atmósfera. No voy a conseguirlo. Otras veces, la pieza puede parecer extremadamente remota y diferente de lo que conoces.

Sin embargo, cuando tocas una pieza musical, no se trata de ti. Debes ser transparente. La pieza debe pasar a través de ti. Si no la encarnas completamente, si no estás completamente enamorado de ella, si no estás completamente convencido por ella, no transmitirás su mensaje. No importa si tocas de memoria o con la partitura, simplemente no transmitirás su mensaje. Este es uno de los fundamentos que todo intérprete debe aplicar.»

Consejo n.º7 – Abstenerse si no estás listo/a

«Cuando era estudiante, tocaba en la orquesta laboratorio (una orquesta estudiantil que solo toca durante las clases de dirección). Otto-Werner Mueller, el profesor de la clase de dirección, era muy estricto, y aquí está una de las cosas que me enseñó:

Un día, uno de sus estudiantes dirigió de memoria una de las sinfonías de Beethoven. No estaba muy seguro de sí mismo, y debe haber cometido un error. De todos modos, el Sr. Mueller le dijo: «¿Por qué diriges de memoria si no conoces la pieza?» Y el estudiante contestó: «Creí que la conocía. Antes funcionaba.» Y el Sr. Mueller respondió: «Bueno, si no conoces el ritmo y el matiz que toca cada uno de los instrumentos de la orquesta, si no sabes cuándo entra el segundo fagot, si no sabes qué toca el flautín, entonces nunca dirijas de memoria.«

Me impresionó mucho, porque tiene mucho sentido. Si no conoces cada matiz, cada dinámica y lo que toca cada instrumento, entonces no puedes confiar en ti mismo. Y si te falta confianza, la orquesta estará a la defensiva, lista para detectar el más mínimo de tus errores.

Esto se aplica a la práctica de la flauta y cualquier otro instrumento.

Aquí está otra lección que aprendí de mi segundo maestro: Jeffrey Khaner, flauta principal de la Orquesta de Filadelfia.

«Cuando tocas la flauta o cualquier otro instrumento, el público debe saber de oído lo que está escrito en la partitura. Por ejemplo, debe ser capaz de localizar los siguientes detalles: la nota inicial de un crescendo, la dinámica de una nota particular, la ubicación de una ligadura y el tipo de staccato utilizado. El público debe ser capaz de notar con precisión lo que el intérprete está tocando.»

Esta declaración se acerca a lo que el Sr. Mueller estaba diciendo.

Así que no toques de memoria si no estás listo/a, porque estarás estresado/a, y también lo estará el público. No quieres que la gente piense: «Me pregunto cuándo va a cometer un error. Tengo la sensación de que está preocupado.» Etcétera. Eso no es lo que estás buscando.

Solo toca de memoria cuando conozcas la pieza a la perfección, y puedas despertarte en medio de la noche y tocarla perfectamente. Esa es la confianza que debes tener. Cuando la tienes, la música viene de naturalmente.»

Consejo n.º8 – Dejarse llevar y disfrutar

«El hecho de «dejarse llevar» sucede cuando tocas una pieza con confianza y seguridad.

Muchas personas me dicen: «Cuando te veo en el escenario, parece tan simple.» Puede que sea así, pero llegar hasta aquí no ha sido tan fácil.

En otras palabras, para tocar con facilidad, tienes que estar totalmente presente, dejarte llevar y dejar que la música hable.

Para esto, tienes que practicar mucho. Tanto si tocas de memoria como con la partitura, cuando estás en el escenario, debes tocar con confianza y transmitir el mensaje del compositor. No se trata de ti. Toca con simplicidad. Nadie te está juzgando. El público está aquí, sentado, y disfruta escuchando la obra.

Trabaja duro. Ama la obra con pasión. Y, en el escenario, ¡déjate llevar!»

En resumen

Aquí están los 8 consejos de Jasmine para ayudarte a aprender más fácilmente de memoria una pieza de música:

Si quieres escuchar directamente a Jasmine, también te animo a ver su vídeo de YouTube. (Puedes también, si lo deseas, ¡activar los subtítulos en inglés o francés que creé para Jasmine!)

¡Suscríbete al boletín de noticias de Tradistica!

* campo obligatorio



Por favor, selecciona las informaciones que quieres recibir de Tradistica:


Puedes cancelar la suscripción en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de mis correos electrónicos. Para saber más acerca de mi política de privacidad, por favor visita mi sitio web.

Utilizo Mailchimp como plataforma de marketing. Al hacer clic para registrarse en el botón siguiente, reconoces que tus informaciones serán transferidas a Mailchimp para su procesamiento. Obtener más información sobre la política de confidencialidad de Mailchimp.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.